18 FESTIVAL MUNDIAL DE LA JUVENTUD Y LOS ESTUDIANTES

La FSM saluda al 18 Festival Mundial

de la Juventud y los Estudiantes

Compañeros y compañeras.

Como miembro de la máxima dirección colectiva de la Federación Sindical Mundial (FSM) saludo este 18 Festival. Os saludo en nombre de los 230 sindicatos de clase, ubicados en 120 países del planeta, que agrupan a casi 90 millones de trabajadores y trabajadoras de los 5 continentes. La mayoría de estos trabajadores son explotados por el capitalismo, descontando los que viven en países que construyen el socialismo.

La juventud es la que sufre hoy uno de los mayores ataques de la historia a los derechos laborales. Atacan el derecho a un trabajo digno, estable, con salario suficiente para vivir, con garantías sociales y laborales (incluida la prevención de accidentes), a vacaciones pagadas, jubilación pública suficiente y garantizada, formación continuada pública y gratuita, a sanidad pública de calidad y un largo etc., que son conquistas que las multinacionales y los gobiernos capitalistas están anulando, cuando la lucha colectiva no se lo impide.

Existe riqueza en el Mundo más que suficiente para asegurar una vida digna a los más de 7.000 millones de personas que lo habitamos. Sólo con el 10 % de lo que se gasta en guerras y armamentos se acabaría la plaga del hambre en el planeta. Con la anulación de los paraísos fiscales se garantizarían en todo el planeta pensiones dignas para todos los mayores de 60 años, independientemente de si cotizaron o no pudieron hacerlo en su vida laboral.

Con la socialización de los medios de producción, como se hizo en Cuba hace más de 50 años, se garantizarían en todo el planeta alimentos, vivienda digna para todos, agua potable, salud de calidad y educación gratuita. Estas son las 5 reivindicaciones que la FSM sitúa en la Jornada Mundial de Lucha Internacionalista del 3 de octubre, para conmemorar nuestro nacimiento.

Con la no existencia de propiedad privada de los medios de producción, es decir con el socialismo, no existirían las grandes fortunas que permiten hoy a las 3 personas más ricas del planeta acumular ellas solas la misma riqueza que los 47 países más pobres del Mundo. Con la socialización de la economía, las multinacionales no serían las que dictasen las leyes de toda la sociedad capitalista, usando a los parlamentos burgueses y a la Unión Europea como títeres.

Este Festival demuestra que la juventud de todos los países aquí representados está luchando por un mundo sin explotación del hombre por el hombre, sin personas en paro o desempleo, sin desequilibrios ecológicos que solo benefician a las multinacionales, sin desigualdades de género acabando con el patriarcado como forma de relación social y familiar.

La Federación Sindical Mundial tiene constituido un Secretariado de la Juventud  Trabajadora que batalla, al lado del resto de asalariados organizados en sindicatos de clase, por acabar con esta realidad, que he denunciado más arriba y que es intrínseca del capitalismo. Un capitalismo que va de crisis en crisis, estructurales y sistémicas, hasta que llegue a la que será su crisis final autodestructiva, como ya nos anunciaron Marx y Engels en el Manifiesto Comunista (breve texto de total actualidad a pesar de tener más de 150 años de existencia).

Como Federación Sindical Mundial nos caracterizamos por identificar claramente al enemigo de La Humanidad, el capitalismo y sus instrumentos de control y opresión: Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Organización Mundial del Comercio, G-20, y la OTAN, por solo citar los principales. La OTAN invade países para expoliar sus riquezas. Afganistán, Irak, Libia, Mali y Siria son algunos de los ejemplos más recientes.

Este expolio es la continuidad de la etapa colonial que los pueblos de África, Asia y América consiguieron eliminar con grandes luchas y sacrificios. Por ello la Federación Sindical Mundial nació el 3 de octubre de 1.945, en París, condenando el colonialismo. Votaron en contra de esta condena los sindicatos de los países del centro y norte de Europa, países que aún tenían en 1.945 grandes colonias. Votaron contra la condena del colonialismo los sindicatos de influencia socialdemócrata o cristiana que el año 1.949 rompieron la Federación Sindical Mundial, sin conseguir destruirla como deseaban, y crearon la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales llamadas Libres, pero que de libres no tuvieron nada ya que apoyaron (por mandato del gran capital) a Pinochet, al Apartheid en Sudáfrica y a los sionistas contra Palestina, y que hoy, con su nuevo nombre: la CSI (Confederación Sindical Internacional), siguen apoyando el colonialismo moderno, por ejemplo han apoyado las acciones de la OTAN en Libia y otros países, y han invitado a su segundo Congreso (Vancouver, Canadá, junio de 2010) al Fondo Monetario Internacional y a la Organización Mundial del Comercio, los más directos enemigos de la clase obrera que estuvieron presidiendo un congreso sindical, claro un congreso del sindicalismo amarillo y de pacto social, el sindicalismo que ayuda al capitalismo a seguir existiendo.

Por ello este sindicalismo amarillo recibe subvenciones de todas clases de los gobiernos de los países capitalistas y de fundaciones gestionadas por el gran capital. Con ese dinero aparentan ser solidarios con los sindicatos de África, Asia o América, pero en realidad solo dan dinero a los sindicatos que para la CSI son susceptibles de aceptar las recomendaciones del capitalismo internacional. Muestra muy reciente (justo antes de salir yo de España) del amarillismo y ayuda al capital es la traición de los dirigentes de CCOO y de UGT a los trabajadores de PANRICO (empresa de alimentación de Barcelona) que llevan un mes de lucha en huelga indefinida, firmando los dirigentes sindicales amarillos acuerdos con la empresa contra la decisión de las asambleas y el voto secreto del 90 % de los trabajadores.

Es triste reconocer esta división del sindicalismo cuando lo que necesita la clase obrera es la unidad en la lucha. Pero la unidad solo es útil si se usa para luchar contra los explotadores. Si la unidad se usa para realizar pactos sociales que solo benefician a la burguesía es una unidad negativa para la clase obrera.

La FSM trabaja para conseguir la máxima unidad de lucha de los asalariados pero con consignas y reivindicaciones favorables a los trabajadores, no favorables al gran capital. Por ello la FSM no recibe ninguna subvención y se financia exclusivamente con las cuotas de sus afiliados.

Llamamos a la juventud trabajadora a intervenir en las actividades sindicales, a organizarse aunque no tenga un trabajo fijo, a unir su capacidad de lucha a la de los trabajadores afiliados a la FSM, a reforzar a los sindicatos de clase agrupados en la FSM, es decir a los sindicatos que identifican a los capitalistas como enemigos de los derechos humanos y laborales.

Solo sumando la fuerza y capacidad de lucha de los jóvenes con la experiencia de lucha de los mayores se podrán conseguir las reivindicaciones útiles para la clase obrera y por ello útiles y necesarias para los jóvenes, como por ejemplo la educación pública, gratuita y de calidad, la progresiva disminución de los gastos en armamentos y guerras que se deberían destinar a crear puestos de trabajo útiles para asegurar alimentos, agua, sanidad, vivienda, y cultura de calidad para todos los seres humanos.

Quiero saludar los avances que en muchos de estos temas se están dando en países de Latinoamérica, gracias al triunfo electoral de las candidaturas progresistas. Aunque a la vez deseo señalar que en opinión de la FSM no es suficiente tener gobernantes progresistas, deben ser gobernantes anticapitalistas capaces de superar las muchas presiones y ataques que el imperialismo ha hecho, está realizando y realizará. Por ello la clase obrera, con los jóvenes en un lugar destacado, ha de saber realizar con claridad sus críticas, así como unir sus fuerzas y capacidad de lucha a fin de contraponerla a la presión que hace el gran capital contra las medidas progresistas que han tomado los gobiernos de bastantes países latinoamericanos.

Acabar con el capitalismo, como pretende la FSM, será una tarea revolucionaria a la que los sindicatos de clase vamos a seguir ayudando, y en la que la juventud mundial tiene un gran papel. Os llamo pues, en colaboración con las organizaciones de vuestro país, a ser protagonistas destacados de los procesos revolucionarios que deben darse aún en todos los países que se rigen por una economía capitalista.

Termino recordando que la Federación Sindical Mundial nació el año 1945, el mismo en que nacieron la Federación Mundial de la Juventud Democrática y la Federación Democrática Internacional de Mujeres. Nacimos las 3 Federaciones como resultado y consecuencia de la unidad de los anticapitalistas después de vencer al fascismo europeo. Por ello como FSM mantenemos nuestro compromiso público de seguir luchando a vuestro lado para la defensa de todas las justas reivindicaciones de la juventud mundial.

¡Lucharemos hasta vencer!

¡Un mundo sin trabajadores es imposible!

¡Un mundo sin empresarios explotadores y sin capitalismo es posible y necesario!

¡Con nuestra acción colectiva lo construiremos!

¡Viva la clase obrera!

¡Viva el internacionalismo!

¡Viva la Federación Mundial de la Juventud Democrática!

¡Vivan los Festivales Mundiales de la Juventud y los Estudiantes!

 

Quito, Ecuador, diciembre de 2013.

Quim Boix, CP, Consejo Presidencial, de la FSM, Federación Sindical Mundial.

15 DE NOVIEMBRE DE 1922

INICIO DE LAS TRANSFORMACIONES SOCIALES EN EL ECUADOR

Al conmemorar un año más de la  heroica resistencia de los obreros en Guayaquil, el 15 de noviembre de 1922, la Confederación de Trabajadores del Ecuador, CTE, expresa su saludo y respeto a toda la clase trabajadora del país y a su militancia nacional.

No se trata de un acontecimiento más en la historia nacional, es reafirmar nuestra lucha y que viva por siempre en nuestros corazones y conciencias. La vil masacre que fueron objeto miles de obreros en las calles y plazas de Guayaquil, que en ese entonces representaban el sector más importante del  poder productivo ecuatoriano,  reclamaban mejores salarios, la reducción de las horas de trabajo y, sobre todo, la incautación de los giros internacionales para evitar la especulación con su venta. Se trataba  también de la primera gran huelga general de trabajadores en la historia del país.

Los manifestantes habían sido rodeados por los soldados que realizaron una espantosa carnicería, cuya matanza  no terminó sino a avanzadas horas de la tarde y, en la noche  camiones y carretas se dedicaron a recoger los cadáveres y echarlos al rio Guayas.

Este hecho plasmado en la obra del intelectual militante del Partido Comunista del Ecuador, Joaquín Gallegos Lara “Las Cruces Sobre el Agua”, y otros hechos históricos como la creación de la Confederación Obrera del Guayas,  son los principios recogidos  para constituir una Organización sindical con clara orientación de clase y revolucionaria, encaminada a defender la soberanía nacional, los trabajadores del campo y la ciudad y sobre todo los derechos de los trabajadores y el pueblo: La Confederación de Trabajadores del Ecuador CTE.

Ratificamos una vez más que la revolución del 15 de noviembre de 1922 marcó el inicio de las transformaciones sociales de los trabajadores y el pueblo ecuatoriano. Los procesos actuales, van revestidos de luchas  históricas que conjugaron la vigencia plena de los principios para constituir un legado. 

La CTE, coherente con este hecho histórico y con los acontecimientos políticos actuales, convoca una vez más a conmemorar este fatídico acontecimiento, con acciones que realcen la lucha del 15 de noviembre de 1922, con acciones políticas claras y coherentes, que nos permitan dentro de esta difusa diversidad, buscar los caminos para avanzar en la radicalización del proceso.

La concepción de: una propuesta política de coyuntura;  la generación de una propuesta de política laboral que pase por un nuevo Código Laboral que ante todo defienda y reafirme la defensa de los derechos de los trabajadores; una ley de universalidad de la seguridad social que no pase por la concentración del poder total; la generación e implementación de trabajo, empleo y pleno empleo, de capacitación, tecnificación y profesionalización de los trabajadores; de creación del Instituto de Salarios, Producción y productividad, conllevará entonces a manifestar que existe la voluntad política del Gobierno para refirmar que avanzamos en la lucha hacia el socialismo del buen vivir.

Quito, noviembre 15 de 2013

Fraternalmente,


Edgar L. Sarango Correa

PRESIDENTE DE LA C.T.E.

PRESIDENTE DE TURNO DEL FUT

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

ENCUENTRO INTERNACIONAL DE TRABAJADORES EN QUITO

Dirigentes sindicales de América Latina y el Caribe, así como los representantes de la Federación Sindical Mundial, FSM: Ramón Cardona y José Ortiz; se reunirán en la capital ecuatoriana los días 3, 4 y 5 de julio para fortalecer el proceso de integración en marcha y debatir en torno a cómo impulsar los cambios democráticos que se vive en la región.

El encuentro comenzará a las 10H00, en el Centro de Convenciones Eugenio Espejo. Entre los invitados a este encuentro están la secretaria nacional de Gestión de la Política, Betty Tola, quien dará una conferencia magistral a los participantes; y Jorge Glas, vicepresidente de la república, quien inaugurará oficialmente este evento. Su intervención está prevista para las 18H00.

“Este Encuentro acentuará la responsabilidad del movimiento sindical y permitirá ampliar la movilización y hacer más conscientes a las trabajadoras y trabajadores para luchar por dos objetivos interconectados: derrotar la reacción neoliberal con campañas mediáticas e impulsar las acciones transformadoras”, afirmó el Presidente de la Confederación de Trabajadores de Ecuador (CTE), Edgar Sarango Correa.

El Evento denominado Incidencias Políticas de los Trabajadores para el fortalecimiento de la Unidad Latinoamericana, da continuidad al Encuentro Internacional Nuestra América, realizado en mayo del 2008, en donde se plantearon las líneas generales que después se convertirían en propuestas del movimiento sindical ecuatoriano para el nuevo texto constitucional. En esa ocasión, las trabajadoras y trabajadores de otros países pudieron conocer los cambios que se esperaban en la sociedad ecuatoriana.

“Han transcurrido más de cinco años y en la región se consolida un importante acervo político marcado por la ascensión de fuerzas progresistas y antimperialistas, en donde el fortalecimiento de la democracia y las reiteradas derrotas electorales de la  derecha neoliberal constituyen hechos históricos”, agregó el presidente de la CTE.

“Ahora lo más importante es el cambio de actitud en la mayoría de la población que durante décadas vio sus derechos vulnerados. Desde Ecuador y desde la CTE seguimos en la construcción de un movimiento sindical que sea uno de los pilares más importantes para consolidar los procesos democráticos en América Latina”, señaló.

Dijo además que es preciso fortalecer el proceso hacia una sociedad nueva y distinta en la perspectiva del socialismo del siglo XXI, con base científica, humanista y de raíces nacionales y latinoamericanas.

“Para ello es urgente definir una estrategia en el accionar y acopiar insumos válidos que permitan construir una propuesta coherente con los acontecimientos actuales, marcados por el cambio de la matriz productiva y la construcción de la sociedad del bioconocimiento que, a nuestro entender, pueden ser un trecho en el camino hacia la sociedad sin explotación por la que luchamos los trabajadores”, finalizó el Presidente de la CTE.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CTE

La censurable intromisión del Centro de Solidaridad de la AFL-CIO

 El gran sindicalismo como herramienta del imperio

 Por Alberto Ruiz

 Justo antes de las elecciones del 14 de abril en Venezuela, Russia Today (RT) informó sobre un cable de Wikileaks del año 2006 en el cual, en las palabras de este medio “el embajador en Venezuela William Brownfield diseña un plan integral para infiltrar y desestabilizar al gobierno del ex presidente Chávez”, incluyendo los programas de la USAID y su Oficina de Iniciativas de Transición (OTI, por sus siglas en inglés). El 1ro de Mayo, el presidente boliviano Evo Morales informó a la Embajada estadounidense en Bolivia su deseo de que la USAID abandonase Bolivia porque sospechaba (de manera muy razonable) que esta agencia también trataba de subvertir su gobierno.

 El cable de Wikileadks del año 2006 ofrece una lectura fascinante. (1) En ese documento, el Embajador Brownfield explica que, entre sus muchos objetivos, la desestabilización, “el programa promueve la confusión en las filas bolivarianas…”. Y describe un componente clave de este programa como sigue:

“La OTI apoya a las organizaciones no gubernamentales locales que trabajan en bastiones chavistas y con líderes chavistas, utilizando esos espacios para contrarrestar está retórica (chavista) y promover alianzas mediante el trabajo conjunto en temas de importancia para toda la comunidad. La OTI ha alcanzado directamente a unos 280.000 adultos mediante más de 3.000 talleres y sesiones de entrenamiento aportando valores alternativos y oportunidades para que los activistas de la oposición interactuarán con chavistas de línea dura, con el objetivo de apartarlos lentamente del chavismo. Hemos apoyado esta iniciativa con 50 financiamientos para un total de 1.1 millones de dólares”.

Brownfield concluye el cable al afirmar “Mediante la realización de actividades positivas, trabajando de manera no partidista a través de todo el espectro ideológico, la OTI ha sido capaz de lograr niveles de éxito al ejecutar la estrategia de equipo del país en Venezuela. Estos éxitos han llegado con una creciente oposición de diferentes sectores de la sociedad venezolana y del gobierno venezolano”.

Uno de los principales receptores del dinero de la USAID en la Región Andina, la cual incluye Venezuela, es el ala internacional de la AFL-CIO, el Centro de Solidaridad. El Centro de Solidaridad se vio muy avergonzado cuando en el 2002, el sindicato con el cual trabajaba y financiaba en Venezuela, la anti-chavista CTV, participó activamente en el golpe de Estado en contra del presidente Hugo Chávez. Sin embargo, su vergüenza no fue suficiente como para ceder en su empeño de apoyar a la CTV e inclusive apoyar la huelga dirigida por gerentes contra la compañía petrolera venezolana (PDVSA), que causó inmensos daños a la economía venezolana.

 Y, el Centro de Solidaridad todavía trabaja en Venezuela, gracias a un apoyo financiero de 3 millones de dólares de la USAID, para sus labores tanto en ese país como en Colombia. Aunque aparentemente inofensivo al leerlo aisladamente, la descripción del Centro de Solidaridad de su trabajo en Venezuela, al leerse a la luz del cable de Wikileaks, revela su rol imperial.

 A continuación, presentamos la descripción actual que el sitio Web del Centro de Solidaridad ofrece sobre su trabajo:

 Durante los últimos 13 años, el Centro de Solidaridad ha trabajado con un amplio rango de centros sindicales nacionales y organizaciones de trabajadores no afiliadas en Venezuela…. Dada la fragmentación política y división entre los sindicatos en Venezuela, las actividades del Centro de Solidaridad se han enfocado en ayudar a los sindicatos de todas las tendencias políticas a superar sus divisiones para promover y defender conjuntamente políticas tendientes a incrementar la protección de derechos fundamentales en los sitios de trabajo y niveles industriales. El Centro de Solidaridad actualmente apoya esfuerzos para unificar sindicatos de diversas orientaciones políticas (incluyendo chavistas y no chavistas, izquierda y centro) para promover derechos laborales fundamentales ante acciones en contra de los trabajadores que amenazan tanto a los sindicatos pro gubernamentales y a los sindicatos tradicionalmente independientes.  Este énfasis en derechos sindicales claves, como la libertad de asociación y la negociación colectiva, ayuda a que los sindicatos trasciendan las fisuras políticas para abordar necesidades básicas del pueblo trabajador en Venezuela. (2)

 ¿Le suena familiar? El programa del Centro de Solidaridad en Venezuela es exactamente el mismo del Departamento de Estado y de la USAID; es decir, acercar a los chavistas con los antichavistas en alianzas con una causa común, un proceso que Estados Unidos espera diluirá al chavismo, o, en palabras del ex-embajador Brownfield, lograr “el efecto deseado de apartar a los chavistas lentamente del chavismo”.

 Que el Centro de Solidaridad siga exactamente el programa del Departamento de Estado y la USAID no debe sorprender ya que este recibe casi todo su financiamiento de la USAID y otros recursos directamente vinculados al Departamento de Estado y a intereses de política exterior (por ejemplo, el National Endowmwent fod Democracy –NED-)

 En respuesta a esta afirmación, la gente del Centro de Solidaridad, sin duda, hará el mismo gesto despectivo colectivo de siempre, seguido por una apasionada negación de la afirmación de que ellos continúan sirviendo como una herramienta de la política exterior de Estados Unidos en países como Venezuela. Que casualmente reciban fondos de la USAID y que su programa coincida perfectamente con el programa de esta agencia para desestabilizar al gobierno y al movimiento chavista en Venezuela son meras coincidencias, exclamarán.

 Su defensa será que ellos no tienen la intensión de subversión y cambio de régimen de quienes los apoyan financieramente, y que no son la misma organización que una vez eran la cual intencionalmente ayudó a la CIA a derrocar gobiernos progresistas en el exterior, tal como el del presidente Jacobo Arbenz en Guatemala, en 1954, y el del presidente Salvador Allende en Chile, en 1973.

 El mejor análisis que he encontrado para refutar tales negaciones del Centro de Solidaridad, si es que se requiere tanta refutación, es el presentado en la tesis de doctorado de George Bass la cual está circulando en toda la izquierda estadounidense. La tesis de Bass, y está bien sustentada, es que,  a pesar de las intensiones del Centro de Solidaridad, el mismo continúa sirviendo objetivamente a los intereses políticos externos de Estados Unidos que continúan financiando sus actividades en el exterior. En pocas palabras, Bass explica:

 La evidencia indica continuidad con las prácticas políticas exteriores pasadas de la AFL-CIO cuando el Centro de Solidaridad seguía el liderazgo del Estado.

 Se determinó que los patrones del financiamiento de la NED indican que el Centro de Solidaridad tejió sus operaciones estrechamente en el exterior en áreas de importancia para el Estado estadounidense, que es altamente dependiente del financiamiento estatal vía NED para desarrollar sus operaciones y que trabaja estrechamente con aliados y coaliciones de Estados Unidos en esas regiones.

 Para el caso de Venezuela, el cual analiza en detalle, Bass explica que la incursión del Centro de Solidaridad en ese país correspondió con la elección de Hugo Chávez a la presidencia y al esfuerzo posterior del Departamento de Estado estadounidense y de la NED para desestabilizar a Chávez.

 Por su puesto, según la propia página web del Centro de Solidaridad, ha venido trabajando en Venezuela durante los últimos 13 años –o, justo después de que Chávez entrara a la presidencia por primera vez en 1999-. Y ha estado trabajando en ese país con financiamiento de la NED –el cual, como explica Bass, infló tanto al Centro de Solidaridad como a otros grupos incluyendo al Instituto Republicano Internacional (International Republic Institute), después de que Chávez resultara electo por primera vez- y con fondos de la USAID. Asimismo, el Centro de Solidaridad ha establecido alianzas con sindicatos, especialmente la CTV, la cual es abiertamente antichavista y participó en el golpe que sacó a Chávez del poder brevemente.

 Tal como astutamente opina Bass, lo importante no es si el Centro de Solidaridad (también conocido como “ACILS”) realmente ha tenido la intención o no de derrocar al gobierno chavista en Venezuela, sino que ha continuado y continúa desarrollando actividades que sirven objetivamente a las metas de desestabilización de los intereses políticos extranjeros de Estados Unidos que financian dichas actividades. Como concluye Bass, “es claro que las actividades del ACILS en Venezuela fueron ampliamente producto del apoyo del Estado estadounidense, no solo por el cambio repentino y drástico en el flujo del financiamiento, sino también por la opción de asociación con la CTV en la exclusión de otras organizaciones obreras incluso después de que el liderazgo de la CTV se alineara claramente con Fedecamaras [asociación de empresas] y se comprometiera en paros y cierres destinados a la desestabilización del régimen de Chávez”. Lo mismo se puede decir del actual programa del Centro de Solidaridad, el cual se alinea tan perfectamente con el del Departamento de Estado y la USAID.  

 Todo esto es verdaderamente alarmante y censurable.

 El pueblo venezolano, con la ayuda significativa de la fuerza obrera organizada en Venezuela, acaba de elegir a un ex sindicalista conductor de autobuses para la presidencia. El movimiento obrero estadounidense debería apoyar a este nuevo Presidente y, ciertamente, regocijarse de su elección. En lugar de ello, el ala de la política exterior del sindicalismo estadounidense está comprometida a lo que objetivamente sería debilitar a ese Presidente y al movimiento que lo llevó al poder. Esta conducta debe terminar.              

 La única redención para la AFL-CIO, y su Centro de Solidaridad, es el cese de todas las actividades en Venezuela inmediatamente y el rechazo a todo el financiamiento de sus programas por parte de las empresas de política exterior estadounidense. Asimismo, el Centro de Solidaridad debería rendir cuentas públicamente de todos los crímenes perpetrados en contra de los movimientos de liberación y gobiernos del tercer mundo, así como los de su predecesor AIFLD; emitir disculpas por dichos crímenes y hacer enmiendas, a través de compensaciones monetarias, a literalmente miles de personas que ha perjudicado, e incluso matado, en el sur global, a través de su complicidad con el imperialismo estadounidense. Es la única manera en que la AFL-CIO pueda esperar salvar su propia alma.

 Alberto C. Ruiz es un activista sindical y antiimperialista de larga data.

 

 

MANIFIESTO POR EL 1º DE MAYO

UNIDAD DE LOS TRABAJADORES PARA FORTALECER NUESTRA PROPUESTA POLITICA Y LOS DERECHOS SINDICALES

La Confederación de Trabajadores del Ecuador CTE, al conmemorarse 127 años de la masacre a los Obreros de Chicago, queremos hacer extensivo nuestro saludo a todos los trabajadores y trabajadoras de nuestra patria y del mundo, esta fecha nos lleva a valorar la lucha que vivieron los obreros por que prevalezcan sus derechos y reivindicaciones,  y mirar con optimismo el futuro de esperanza para los pueblos.

La responsabilidad que tenemos los ecuatorianos es histórica, creemos que es la hora de definir y clarificar  la esperanza de los trabajadores y el pueblo para convertirnos en un aporte decisivo en la construcción, desarrollo y consolidación de un proceso basado en la democracia, la equidad y la justicia social.

Atrás deben quedar viejas y caducas estructuras que  impidieron o coartaron las aspiraciones de los pueblos como el neoliberalismo y la globalización, hoy este modelo tiende al fracaso, así, los Estados Unidos de Norteamérica se encuentra hundido en la recesión, con lacerantes desigualdades sociales y erosión de su imagen en el mundo tras las sangrantes vulneraciones de los derechos humanos en Irak, Líbano y tantos otros países, un severo estancamiento económico, la agudización de la fractura social, los frecuentes estallidos de violencia racial y  los sucesivos desastres naturales y catástrofes medio-ambientales. Rusia presenta desde hace tiempo el silencio de las voces y medios de comunicación que a diario denuncian la asfixia económica y  corrupción. La Unión Europea vive un período crítico,  la crisis financiera está poniendo difícil el proceso de construcción para que pueda competir como potencia mundial, el colapso económico en Grecia, Irlanda, Italia, España, Hungría, Chipre y Portugal acabará generando tendencias proteccionistas muy serias; otros países no integrados en dicha órbita, se verán obligados a devaluar sus monedas, a sufrir masivas migraciones interiores y a retornar a economías autónomas.

Ecuador vivió muy de cerca ésta crisis y conllevó a una inestabilidad política y la casi pérdida de la identidad y la soberanía nacional por la irresponsabilidad de Gobiernos entregados al Fondo Monetario Internacional, a la banca privada y a la corrupción. Imposible olvidar a Abdalá Bucaram, Jamil Mahuad, Lucio Gutiérrez, entre otros que se prestaron para  el saqueo, la corrupción  y prepotencia.                                                                                                 

Hoy día vivimos un proceso en construcción de importante trascendencia y estabilidad social. Existen decisiones políticas importantes como la  elaboración de una nueva Constitución, que debe constituirse en la herramienta fundamental de los ecuatorianos para encaminarnos a consolidar el objetivo fundamental para los trabajadores y el pueblo. 

La Confederación de Trabajadores del Ecuador, tiene históricamente el mérito de haberse constituido en la única Central con expresión de clase, planteando en sus objetivos   la conquista del poder, a partir  del análisis de un conjunto de condiciones objetivas reales, y sobre todo que el mismo se enmarque  en “iniciar un proceso hacia una sociedad nueva y distinta en la perspectiva del socialismo del siglo XXI, con base científica, humanista y de raíces nacionales y latinoamericanas”. He allí entonces nuestra acertada decisión para apoyar decididamente la reelección presidencial que contó con el apoyo del 57% del electorado nacional.

 La responsabilidad histórica y el compromiso con los trabajadores y el pueblo está en el Gobierno y en la Asamblea Nacional, los que  con 100 asambleístas a su favor, tendrán los suficientes votos para aprobar inclusive reformas constitucionales, así como clarificar  la voluntad política para la generación de Leyes como de Comunicación, El nuevo Código Laboral, de Seguridad Social,  el Código Ambiental, la Ley de Soberanía Alimentaria, y otras.

 Esta situación nos invita a los trabajadores a plantearnos y replantearnos nuevos retos y desafíos en función de hacer cumplir la Constitución y las Leyes en torno a atacar la concentración de la tierra, la redistribución del agua, el freno a los grupos monopólicos que concentran la economía, combatir a fondo la corrupción; y, clarificar una política laboral coherente que hasta el momento sigue siendo compleja. Insistimos en buscar una salida política desde los trabajadores que nos permita ser actores propositivos e incidentes en una verdadera política real.

Por ello planteamos:

-          Afianzar nuestra unidad que se exprese en la política y en la unidad de los trabajadores para la transformación del poder aparente en poder real del pueblo.

-          Construir, consolidar y defender las alternativas políticas, económicas y sociales establecidas en la Constitución y en contraposición  al modelo neoliberal de globalización.

 

-          Acompañar y luchar junto al proceso actual contra las injusticias y desigualdades sociales, las asimetrías entre pueblos y países y por la erradicación del hambre y la pobreza. Para lo cual la consolidación del ALBA, el MERCOSUR y la CELAC, se constituyen en organismos que coadyuvarán al fortalecimiento del mismo.

 

-          Contribuir para que el objetivo propuesto desde el Gobierno en cuanto a  la justa y equitativa distribución de la riqueza, por mejores salarios y jornadas de trabajo que tengan en cuenta las necesidades de carácter personal, familiar y social de quien trabaja.

 

-          Defender los derechos de los trabajadores y la libertad de organización, constituyendo a las organizaciones sindicales en organismos de servicio  en todas las áreas de la sociedad.

 -          Búsqueda de consensos para la implementación del Instituto de Salarios, Producción y Productividad, para que de una manera técnica y responsable combatir el desempleo, la precariedad, el trabajo con derechos, empleo de calidad, salarios justos,  el derecho a la libre organización sindical, a la negociación colectiva y a la seguridad social universal.

 -          Capacitación, formación y profesionalización con participación directa de las organizaciones sindicales, los trabajadores y el Gobierno

-          Apoyar y mejorar la participación en los procesos para eliminar todas las formas de trabajo y explotación infantil, la intervención de los jóvenes y de las mujeres en las organizaciones sindicales.

 

-          Reforzar la intervención sindical en defensa de los trabajadores de las comunidades de ecuatorianos en el exterior.

 -          Continuar reforzando el objetivo fundamental del sindicalismo de clase y revolucionario mundial: Luchar por un mundo de paz, igualdad, justicia y solidaridad.

 

Quito, mayo 1º del 2013

¡VIVA EL 1º  DE MAYO!

¡VIVA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES!

¡POR LA RADICALIZACION Y PROFUNDIZACION DEL PROCESO!

 

 

CONFEDERACION DE TRABAJADORES DEL ECUADOR

COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL

 

 18 de abril 2013

La FSM llama a todas las organizaciones sindicales del mundo a organizar, con motivo del primero de mayo de 2013, mítines y actividades en todos los países, en todos los continentes, en honor del Día Internacional de los Trabajadores y mártires de la clase obrera. La FSM, sobre la base de su resolución de la reunión del Consejo Presidencial del 7 y 8 de marzo de 2013 en Lima, Perú, propone el lema: “CHICAGO NOS MOSTRÓ EL CAMINO”, que se debe utilizar junto con las respectivas consignas de cada organización sindical.

El movimiento sindical internacional tiene la gran responsabilidad de proteger y defender el Día Internacional de los Trabajadores, frente a los esfuerzos de los gobiernos capitalistas, de los empresarios, de otras instituciones y organizaciones no gubernamentales, para eliminar este día o alterar completamente su significado.

El Primero de Mayo es para la clase obrera internacional un SÍMBOLO del valor insustituible que los trabajadores desempeñan en la sociedad y en la producción, de los importantes logros conseguidos históricamente, de las victorias de la lucha de clases, y de que todos los derechos son el resultado de sangrientas luchas. Nada se regaló a los trabajadores.

El Primero de Mayo es un DÍA DE HOMENAJE Y DE RECUERDO de los mártires de la clase obrera que se sacrificaron en Chicago (1886) con las huelgas importantes y decisivas de los trabajadores estadounidenses que reclamaban 8 horas de trabajo, 8 horas de ocio, y 8 horas de descanso, así como la lucha por el horario de trabajo en muchos países de todo el mundo, antes y después de las huelgas de Chicago, a lo largo de la historia hasta hoy de la lucha de clases. Rendimos homenaje a los mártires de la clase obrera que fueron asesinados, torturados, encarcelados y que fueron víctimas de desaparición forzada, por los gobiernos antipopulares y anti obreros del Capital de todos los continentes.

El Primero de Mayo es una LECCIÓN PARA LAS NUEVAS GENERACIONES, que incluye los principios de la clase obrera como, el Internacionalismo Proletario, la Unidad de Clase, el valor insustituible de las luchas con Orientación de Clase.

El Primero de Mayo es un día de acción, especialmente cuando la clase obrera internacional se reúne en las calles en la lucha contemporánea por los derechos laborales y sociales. Por el derecho a trabajar menos horas con salarios decentes, que era realista en los años 80 del Siglo XIX, y que no puede ser irreal en el progreso tecnológico del siglo XXI.

Hoy, mientras el capitalismo se encuentra en su profunda crisis y expone todas las facetas de su rostro bárbaro, brutal y despiadado, confiscando todos los derechos de la clase obrera y de los sectores populares.

Hoy, mientras la competencia entre los monopolios crea más campos de batalla y nuevas intervenciones imperialistas.

Hoy, mientras la violencia de Estado, la represión de las luchas sociales y laborales y la violación de la libertad sindical degeneran en el plano internacional.

¡MOVILICÉMONOS!

- ¡Chicago enseñó el camino!

- ¡NO a la esclavitud capitalista contemporánea!

- ¡Luchamos por un mundo sin explotación del hombre por el hombre!

- El primero de mayo, la FSM expresa su solidaridad internacionalista con los pueblos de Cuba, Palestina, Siria, Líbano, Malí, Colombia, Venezuela, etc.

SECRETARIADO DE LA FSM

 

“La historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases”.

Carlos Marx

El 4 de Julio de 1944, en el Teatro Sucre de la ciudad de Quito comenzó el primer congreso constitutivo de la CTE. Los delegados, deliberaron firmemente por fijar las bases ideológicas y organizativas de la CTE.

La Confederación de Trabajadores del Ecuador (CTE), al fragor de las luchas independentistas en el mundo, empieza su accionar en el movimiento sindical y la lucha organizada en 1926 con la conformación de los primeros sindicatos agrarios en el litoral ecuatoriano y concomitante a ello la organización del movimiento indígena en la región andina, legalmente es reconocida por el Ministerio de Previsión Social y Trabajo el 9 de julio de 1944.

Desde su fundación y hasta nuestros días, la CTE lucha siempre por la unidad sindical, desde una orientación política y clasista y sobre todo en el fortalecimiento y ampliación de la unidad de todos los trabajadores del campo y la ciudad. De tal suerte que en la actualidad constituye el organismo más representativo de las organizaciones sindicales del Ecuador.

Conscientes de esta realidad y que nuevos retos se presentan en este milenio, hemos reorientado nuestro accionar particularmente en la profundización de conocimientos indispensables, los mismos que nos permitirán mejorar el diálogo entre el Estado, empresarios y trabajadores; lo que se presenta como herramienta fundamental para propiciar el connotado avance que esperamos. De igual manera es necesario enmarcar otro modelo productivo que nos impulse hacia el desarrollo. Es imposible erradicar la pobreza e incrementar el trabajo, sin impulsar patrones de producción y de consumo sostenibles en el tiempo, no obstante será preciso contemplar políticas basadas en la justicia social. Luchar por la defensa del medio ambiente es una apuesta urgente de los trabajadores, en el combate a esa amenaza podría generar empleos sostenibles, pues el cambio climático que estamos viviendo amenaza seriamente sobre el empleo y la calidad de vida.

En este nuevo siglo, las responsabilidades que enfrentar desde el movimiento sindical en el espectro nacional e internacional, son múltiples, entre ellas debemos responder a las nuevas expectativas que presenta el contexto actual en toda su diversidad, así encontramos: la tarea política y organizativa en los organismos de base, a los que debemos organizar, educar, capacitar, proponer, debatir, negociar, construir y luchar para proteger sus legítimos derechos. Hoy la lucha debe centrarse en combatir por la implementación de los sistemas de protección social como: salud y educación, pensiones de jubilación, y el medio ambiente. Es necesaria una lucha común de todos los trabajadores en alianza con los campesinos y poblaciones de la ciudad para avanzar hacia una verdadera reforma agraria, que pongan la tierra en manos de quienes la trabajan y por alcanzar la soberanía alimentaria como una expresión de la verdadera soberanía de los pueblos.

Los grandiosos recursos naturales que poseemos, la fertilidad de nuestros campos, la bondad de sus pueblos y la voluntad de los trabajadores ecuatorianos, son fuerzas suficientes para poder mencionar con orgullo la inmensidad de riquezas que poseemos.

relacionespublicas@cte-ecuador.org

 

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados